Sacar a la luz la historia de un instituto religioso, es también reproducir el relato de las misericordias con las cuales el Señor se complace en colmar las almas. Pero entre todos, los pequeños y los débiles son el objeto de su predilección particular y sus liberalidades hacia ellos a menudo son magníficas. Algunas veces aún, para socorrerlos suscita nuevas congregaciones en la Santa iglesia, tan grande es su amor por los desprotegidos y los humildes.

Fue esta misericordia de Dios que determinó la fundación de las Oblatas de San Francisco de Sales, en favor de las jóvenes obreras sin familia, o sin apoyo, empleadas en los talleres y las fábricas de los grandes centros comerciales.

Descarga aquí la vida de Nuestros Fundadores.